Compartir
Encubrir, desvirtuar los hechos o falsear el contenido del sumario es un delito
Encubrir, desvirtuar los hechos o falsear el contenido del sumario es un delito

Quini Candela. En general este humilde plumilla tiene por hábito no hacer caso de lo que se dice en las redes sociales y tampoco en los programas de tertulias, porque hablan de lo que ignoran y ocultan lo que todo el mundo conoce. No son fuentes dignas de información y por lo tanto no hay que tenerlas en cuenta. Eso no quiere decir que no se mantenga una vigilancia porque hasta el más tonto hace relojes de madera y encima andan,  y hacen sonar la flauta. Un ignorante de la vida, un falso amigo de los amigos, montó un circo exculpatorio para la Policía en el caso de Claudio Nasco.

El ignoto Salvador Holguin -primera y última vez que se menta a ese sujeto en esta columna- arrastró la baba que se le escapa de su boca, para deslizar mentiras y sobre todo librar de responsabilidades a la Policía, como si la obligación de ésta no es investigar y llegar al fondo del asunto cuando hay un asesinato por el medio. ¿Nunca oyeron queridos lectores la expresión “llegaremos hasta el final y caiga quien caiga”? 

El vomitivo y almibarado personajillo hizo un relato del suceso muy a su manera, basado según él en el testimonio de los asesinos, que es mucho decir sea el real. Del relato que hizo con toda parsimonia y repitiendo hasta diez veces una idea conocida, lo único que merece destacarse es que en el sumario consta que la amistad entre Claudio Nasco y alias Yandel viene de largo, lo cual certifica que el locutor al que ese aprendiz de comunicador  llamó angelito, era ni nada más ni nada menos que un pederasta, a pesar que la jefa Nuria Piera lo niega.

A este plumilla es lo único que le importa. En la ficha policial Pérez alias Yandel tiene 18 años. No hay duda pues que es pederasta. Según  cuenta el ególatra cuyo nombre no quiero citar, los tres asesinos tenían previsto, una vez que recibieron el deseo de encontrarse los cuatro,  matarlo si no pagaba los atrasos.  ¿Ustedes creen que si tienen esa intención no exigirían el dinero por adelantado antes de meterse en faena?  En cambio según el relato  extraído supuestamente del sumario, tuvieron sexo y  hasta grabaron con un celular de Claudio un vídeo, razón por la cual decidieron quemar los celulares.  ¿Graban un vídeo haciendo sexo y con el martirio a sabiendas que lo iban a matar? 

Según el repulido narrador, decidieron quemar los celulares para que no se viera esos vídeos y en el que aparece una persona, joven, varón, familiar de un personaje de la parte alta del escalafón político. Si la policía no tiene laboratorio para recuperar la información de los celulares quemados -no calcinados- sin que sufrieran daño aparente las partes metálicas, ¿por qué saben el contenido? ¿Son tan tontos los asesinos como para inculparse voluntariamente o es que la Policía añadió lo que quiso meter como los figurantes hacen en las obras de teatro para resaltar?

Entra pues en juego el supuesto autor intelectual que ese mismo sujeto dice que puede existir. Si todo lo que narró y este plumilla va a dar los enlaces del fétido programa, está sacado del sumario, ¿por qué la la Fiscalía dice al abogado de la familia que aporte pruebas? ¿No pone la Policía a la Fiscalía sobre la pista del autor intelectual en el sumario?

Personalmente a este humilde plumilla le importa poco, muy poco por no decir nada las apetencias sexuales de Claudio Nasco.  Tampoco siente la necesidad de ejercer corporativismo. Era muy libre de tener gustos homosexuales y también de requerir el sexo de pago. Lo que es difícil de digerir es que Nuria Piera, la periodista insobornable, la investigadora incansable, quiera engañar a los dominicanos. Este por ser amigo no es pederasta y el otro por no serlo…

El sujeto sobre el que gira esta columna ya fue calificado.  Montó el programa para exculpar a la Policía que fue su confidente a cambio de quitarles la lacra. No hay personas influyentes, no hay justificación, no hay nada que pueda servir de coartada ante la ocultación de la verdad. Con personajillos como el susodicho, la República Dominicana está en el culo del mundo en cuanto a justicia y equidad para los ciudadanos.

Lamentablemente habrá que seguir dándole a la matraca aunque ya ha quedado demostrado que Claudio Nasco era un pederasta tal y como decían los familiares y vecinos de los acusados, que Nuria Piera mintió y que la Policía amañó el sumario para cerrar el caso con rapidez, porque interesa a vaya usted a saber… Para este humilde pero inquieto plumilla suficiente.

http://m.youtube.com/watch?v=X9_23W5wJyM&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DX9_23W5wJyM

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario