Compartir

Listindiario.com.do publicó el lunes la primera parte de una historia común a muchas familias dominicanas, que no recibieron ninguna de las múltiples y supuestamente variadas cestas, cajas, fundas o canastas de Navidad, que en más de millón y medio políticos y Estado dicen haber repartido entre los necesitados que, paradojicamente no es a quienes les llegó el regalo político.

Octavia Cuevas Encarnación es la matriarca de una familia de ocho y otro que viene en camino, que según dice que si el chiripero no no trae dinero el 24, se acostarán sin cenar. A continuación reproducimos el reportaje.

 Anhela el milagro de la Nochebuena

La miseria y la impotencia son sus compañeras permanentes. El hambre de sus seis vástagos es su mayor dolor. “Cuando uno se levanta y no encuentra para dar de comer a sus hijos, eso es doloroso”, asegura llorora Octavia Cuevas Encarnación.Descalza, desnutrida, con un niño de ocho meses en su vientre y otros 6 hijos a su alrededor, la pobreza la consume. Yolanda, como la conocen en el sector 27 de Febrero, cuenta con dolor la dura realidad que le ha tocado vivir.

Preparar la cena en Nochebuena es un sueño para Octavia Cuevas, pues si su esposo, que es un  “chiripero” no lleva algo para comer, la estufa no se enciende.

EDCC79F1-C560-4EAE-B341-065A9AF8E102.jpg__680__460__CROPz0x680y460EDCC79F1-C560-4EAE-B341-065A9AF8E102.jpg__680__460__CROPz0x680y460Cuenta que sus vecinos se compadecen y le regalan alimentos y útiles para que sus hijos puedan ir a la escuela y alimentarse.

“Cuando me dicen mami tengo hambre, y yo no tengo que darles, es es dolo…”, se corta su voz, mientras las lágrimas recorren su rostro.

Dice que hay días que desayunan, mas no comen, ni cenan, por lo que con su embarazo tiene anemia y por falta de dinero no puede comprar las vitaminas.

“Esta Navidad no se qué haré, porque no cuento con dinero, ni siquiera para comprar ropa y zapatos a mis hijos que están descalzos, mucho menos para hacer algo de cena ese día”. Llevarse a la boca una manzana en Nochebuena es como un milagro.

Pobreza 
Tres de sus hijos duermen en una base deteriorada, cubierta con tela y sin colchón, los otros tres junto a ella en una cama maltratada por los años, mientras su cónyuge duerme en el piso de la pequeña casa alquilada.

Lo poco que poseen es regalado. Solo cuentan con una mesa, algunos enseres de la cocina, estufa, tanque de gas y una lavadora rota que sirve para lavar de vez en cuando.

“Lo que tengo me lo dieron, porque yo cocinaba en un anafe”, dice con pesar por su condición.

A la dama, de 35 años, oriunda de Neiba, provincia Bahoruco, le ha costado conseguir empleo, pues dice que no ha podido educarse y por eso no le dan oportunidad.

“El que no estudia le va difícil en la vida, yo no pude hacerlo y por eso quiero que mis hijos tengan otra vida”, expresa.

Asegura que varias veces ha intentado buscar empleo limpiando casas, lavando y de otras maneras, pero en muchas viviendas la han rechazado.

Su esposo, Rafael Sánchez, tampoco trabaja, por lo que pasa los días “chiripiando” en las calles para mantener a sus seis hijos, uno de ellos con una hernia umbilical  que desde los cuatro años de edad debió ser operada, pero por falta de recursos aun no ha podido concretarse.

“Mi niño tiene una hernia en el ombligo y sufre mucho porque los demás niños se burlan de él”, lamenta Octavia o Yolanda, como le llaman sus vecinos, tras explicar que desde los cuatro años ñhoy con sieteñ el niño no ha podido ser operado.

Otra preocupación de esta familia es la falta de dinero para pagar el alquiler de la pequeña casa con un baño sin techo en donde viven, ubicada en el barrio 27 de Febrero, calle Santa Rita, número 56.

Deben varios meses, por lo que se vencieron los depósitos y ya no tienen con qué pagar mensualmente 2,500 pesos, además de la factura de energía eléctrica que deben a EdeEste.

“Nosotros estamos en un momento difícil, muchas veces los niños van para la escuela y no encuentro que darles, por eso quiero que salgan adelante y que no pasen trabajo”.

La familia de Yolanda vive en Neiba, con igual situación de pobreza que ella. Su hermano menor sufre de algún trastorno mental que por falta de recursos no ha sido tratado, mientras sus padres comen de los frutos de un pequeño conuco.

Ella, sus seis hijos y el vástago que espera, confían que este año podrán pasar una nochebuena distinta, gracias a la generosidad de los dominicanos.

(+)
LOS NIÑOS SON LOS MÁS VULNERABLES

Sueños Sus zapatos están rotos y su poca ropa vieja, pues toda su vestimenta es donada por vecinos al igual que sus uniformes y cuadernos. Para estudiar tienen que pedir prestados libros y muchas veces dinero para buscar las tareas en algún centro de internet. Tienen dos niños, de cinco, siete, 11, 14 y 16 años, los dos mayores en octavo grado y los demás en tercero, segundo de primaria y preescolar.

Sueñan con ser profesionales y ayudar a sus padres, pues están conscientes del sacrificio y su amarga situación. Su inteligencia es evidente, aunque sus rostros expresan tristeza. En la casa no había evidencia de algún juguete y su situación económica no los deja soñar con tener uno el Día de los Reyes Magos.

La cena en Nochebuena, no la conocen, salvo lo que ven en el vecindario y lo que cuentan sus amiguitos de la escuela Básica Unida 27 de Febrero.

El 24 el mismo periódico da cuenta que el milagro para el rotativo se hizo, aunque eta publicación tenga otra percepción. A esa familia el mejor regalo que le podían haber hecho hace años es explicarle que hay métodos para evitar los embarazos, que en su caso y dadas sus condiciones económicas y de vida, deberían ser la mayoría. Pero dado que a Leonel Fernández, su esposa y el cardenal López Rodríguez ese tema no le da grima, hab rá que pasar página y referirnos al presente.

Resulta que Comedores Nacionales respondió inmediatamente al llamado del periódico y entregó volando dos cajas de fruta, una de manzanas y otra de uva, ¿Es lo que necesita esa familia de ocho personas y uno en camino? ¿No hubiera sido mejor 50 ó 100 libras de arroz y pollo para que se puedan alimentar más de un día y no precisamente a base de fruta?

El milagro listíndiario.com.do lo cuenta así:

La Navidad toca la puerta de Yolanda

716EF678-9EEC-4F56-B9A9-99D2C0A33E6D.jpg__680__460__CROPz0x680y460 

“Gracias Dios por hacer el milagro”, expresó con emoción Octavia Cuevas Encarnación, al recibir ayuda por parte de diversos sectores que acudieron en apoyo a su familia.

Entre lágrimas y sonrisa, Yolanda como es conocida en el sector 27 de Febrero, dijo haber empezado a ver la mano de Dios obrar, al recibir ayuda para ella, su esposo y sus seis hijos. “Es duro no poder dar a su familia”, dijo mientras miraba una caja de manzanas que fue entregada por los Comedores Económicos del Estado.

La dama, quien contó su historia en un reportaje publicado en el LISTÍN DIARIO, hasta el momento solo ha recibido alimentos, por lo que continúa abogando por empleo, además de la visible necesidad de camas para sus hijos y otros enseres para el hogar.

Yolanda recibió por parte de Comedores Económicos del Estado una caja de manzanas, una caja de uvas, arroz, habichuelas y otras raciones alimenticias.

También algunas personas conmovidas por la situación difícil de Yolanda y su familia acudieron en favor a estos, llevando alimentos y ropa para los niños.

Rafael Sánchez, esposo de la dama, agradeció por la ayuda y manifestó su frustración de no contar con los recursos ni los medios para sustentar a su familia, la cual crecerá con el séptimo hijo que viene en camino. Para ayudar a esta familia pueden llamar al 829-729-1881.

Tres de sus hijos duermen en una base deteriorada, cubierta con tela y sin colchón, los otros tres junto a ella en una cama maltratada por los años, mientras su cónyuge duerme en el piso de la pequeña casa alquilada.

Lo poco que poseen es regalado. Solo cuentan con una mesa, algunos enseres de la cocina, estufa, tanque de gas y una lavadora rota que sirve para lavar de vez en cuando. A la dama, de 35 años, oriunda de Neiba, le ha costado conseguir empleo, pues dice que no ha podido educarse y por eso no le dan oportunidad.

Listindiario.com.do

 

 

 

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario