Compartir

resizer«Es más divertido hacer de mala. Es terrible pero es así». Emmanuelle Béart disfrutó con su rol de Iris en «Los ojos amarillos de los cocodrilos», un personaje del que asegura que «no tiene límites ni fronteras, es muy excesivo y atrevido». La película adapta la novela de Katherine Pancol, que vendió más de un millón de ejemplares con la historia de dos hermanas, la abatida Josephine y la impulsiva Iris, dos polos opuestos que acaban uniendo fuerzas en torno a una novela. «En mi carrera he interpretado amuchas mujeres poco amables y muy criticables. Es una especie de fatalidad. Quizás envejeciendo empiecen a darme papeles más amables», comenta la actriz francesa en conversación con HoyCinema

A Béart no le sorprende que las mujeres lleven la voz cantante en este filme, frente a la sobreabundancia de películas copadas por protagonistas masculinos. «Estamos en Europa. Sí, quizás en Hollywood los superhéroes son los hombres, pero sabemos que en la vida tenemos muchas superheroínas. Afortunadamente el cine puede hablar de esas mujeres, mujeres del día a día», sentencia. Aunque matiza: los personajes de Iris y Josephine son más fuertes que ellas. «Se encuentran en trayectorias que evolucionan, que incluso dejan de evolucionar en un momento dado. Son personajes fuertes en su complejidad, no fuertes físicamente, sino fuertes de interpretar».

Interpretación en la que la ganadora de un premio en Venecia por «Un corazón en invierno» se volcó por completo: «Tu trabajo consiste en conseguir que salte por los aires toda la timidez, atreverse, incluso hasta el ridículo. Afortunadamente la directora (Cécile Telerman) cortó cosas, peroyo llegué hasta muy lejos», afirma.

Los retos de Quim Gutiérrez

Béart comparte créditos aunque no minutos de pantalla con el españolQuim Gutiérrez, quien da vida a un extraño joven que inicia una relación con Jospehine (Julie Depardieu). «Luca es raro. Eso fue lo que me atrajo de él. Es inquietante, ambiguo, tierno a ratos, a veces hermético», contaba el actor. «Me atraen los personajes que me hagan trabajar. Intento no repetir fórmulas, porque si no, me aburro. Procuro escoger aquello que me resulte más retador». Uno de esos retos era el francés, idioma en el que se rodó el filme («tenía cierto dominio pero descubrí que era menor del que pensaba»). El actor, que viene de rodar en Australia a las órdenes de Jim Loach, asegura sentirse igual de a gusto con personajes protagonistas y secundarios (como éste) y rodando drama y comedia. «He ido encontrando mi forma de sentirme cómodo».

[Mira aquí la entrevista a Quim Gutiérrez en vídeo]

Luca es uno de los roles masculinos de una cinta donde mandan las mujeres. Y donde la familia juega un papel crucial. «Una famila es complicada. No sé si mis referencias te pueden decir algo pero en todas las familias hay algo completamente burlesco. Situaciones cómicas permanentemente, y al mismo tiempo hay mucho elemento trágico, mucho dolor», afirma Béart. La actriz cree que la película hace un retrato «universal y justo». «En cada familia hay risas y lágrimas, fantasmas en el armario, amantes a veces, hay rupturas en las parejas, familias recompuestas». Y la familia tiene mucho que decir en la historia de las hermanas Iris y Josephine, que da el salto del libro al cine tras convertirse en fenómeno editorial.

Abc.es

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario