Compartir

El uruguayo publica un comunicado en el que muestra su arrepentimiento y se compromete a no repetir la acción

Luis Suárez en su casa de Uruguay junto a sus dos hijos
Luis Suárez en su casa de Uruguay junto a sus dos hijos

Luis Suárez, jugador de la seleción uruguaya que tuvo que abandonar el Mundial después de propinar un mordisco al italiano Chiellini, ha podido públicamente perdón a través de un comunicado colgado en su propia web. Seis días después de aquella acción, que dio la vuelta al mundo en todas las televisiones, el delantero charrúa ha mostrado síntomas de arrepentimiento.

A la FIFA no le tembló la mano y castigó duramente a Luis Suárez tras aquel mordisco a Chiellini, que no era el primero que propinaba a lo largo de su carrera. Nueve partidos y cuatro meses de sanción fue el castigo que se le impuso al delantero uruguayo.

Este lunes, Suárez ha pedido disculpas en su web por su acción. En su comunicado, el jugador asegura que «después de unos días de estar en casa con mi familia he tenido la oportunidad de recuperar la calma y de reflexionar sobre la realidad de lo que sucedió». «Con independencia de las polémicas y de las declaraciones contradictorias que se han producido durante estos días, todo ello sin haber querido interferir en el buen hacer de mi selección, lo cierto es que mi compañero de profesión Giorgio Chiellini sufrió en el lance que tuvo conmigo los efectos físicos de un mordisco y por ello: me arrepiento profundamente», añade el delantero.

Suárez afirma que «se arrepiente profundamente y pide perdón a Giorgio Chielliniy a toda la familia del fútbol». Además, sorprende con una declaración de intenciones: «Me comprometo públicamente a que nunca volverá a ocurrir un incidente como este con mi intervención».

Abc.es

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario