Compartir

Los métodos de Felix Magath, destituido esta semana por el Fulham, han dejado incrédulos a sus jugadores

Felix Magath, en su etapa como entrenador del Schalke 04
Felix Magath, en su etapa como entrenador del Schalke 04

En el año 2014, un entrenador recomendó a uno de sus jugadores que se tratase de una lesión muscular aplicándose queso sobre la zona. Se trata de Felix Magath, un técnico de renombre que acaba de ser despedido del Fulham, en la segunda divsión inglesa, después de siete meses de pesadilla en Londres, especialmente para sus jugadores.

La carrera de Magath como entrenador incluye el bien ganado prestigio de tres Bundesligas vencidas. Dos veces fue con el Bayern Múnich, quien le confió el mando de su banquillo en una etapa difícil, y la otra, con el advenedizo Wolfsburgo, al única Liga alemana que ha ganado el club de la Volkswagen en su historia. Sin embargo, su credibilidad como entrenador ha quedado casi eliminada después de su paso por el Fulham londinense.

Magath fue despedido este fin de semana después de descender desde la Premier hasta la Championship (la segunda categoría del fútbol inglés) y, lo que es peor, de haber sumado solo un punto en sus primeros ocho partidos de la nueva temporada. Los catastróficos resultados del equipo, que en teoría debería aspirar al ascenso, han quedado señalados como una consecuencia de los insólitos métodos del entrenador alemán.

El extécnico del Fulham le dijo al defensa noruego Hangeland que se tumbara en una camilla y se pusiera un trozo de queso encima de la pierna para curarse de su lesión muscular. Tanto exjugadores del Fulham como el propio Magath han confirmado que sucedió, aunque el entrenador dice que no puso su consejo por encima de la del médico del equipo –que unos meses después se marchó al Brighton and Hove Albion– y que la lesión de Hangeland era en la rodilla.

En su etapa en Craven Cottage, Magath también marginó a varios jugadores, algunos de ellos importantes. El caso más notable es el deKostas Mitroglou. El griego fue firmado a cambio de 14 millones de euros por el Fulham en enero, con el aval de grandes actuaciones en el Olympiakos de Míchel.

Entre lesiones musculares y evasivas del técnico alemán, Mitroglou solo jugó un partido como titular en Londres. Este verano Magath dijo que«fue una mala decisión fichar» al delantero. Ahora ha vuelto a Atenas y allí ya ha anotado dos goles –uno de ellos en la victoria de Olympiakos sobre el Fulham– en lo que va de temporada. Otros como Stekelenburg y Kasimi también se fueron por las maneras del veterano entrenador alemán, molestas en muchos sentidos.

En la demonización surgida hacia Magath tras su despido, «The Guardian» publica que acostumbraba a llamar a jugadores a lasreuniones y simplemente quedarse mirándoles, sin mediar palabra. Con 61 años y una creciente reputación polémica, está por ver quién volverá a ofrecer un banquillo a Felix Magath.

Abc.es

 

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario