Compartir
Fernando Alonso

El español apenas pudo dar seis vueltas en su estreno y Vettel marcó el mejor tiempo con el Ferrari

Fernando Alonso
Fernando Alonso

Fernando Alonso emprendió su nuevo rumbo en McLaren con todo el entusiasmo de su parte y una sensación agridulce al final de la primera jornada de ensayos en Jerez. Solo pudo dar seis vueltas. Muy poco, casi nada, comparado con sus adversarios. Mercedes, con Rosberg se marcó un día maratoniano (155 giros) o Williams (71 con Bottas). Y en el colmo de las casualidades, Sebastian Vettel marcó el mejor tiempo con el Ferrari (1.22.620 en 58 vueltas). Se puede convenir en que Alonso ha tratado de arrancar el McLaren.

A las 10.40 de una gélida mañana en Jerez, Fernando Alonso puso en marcha su decimocuarto proyecto en la Fórmula 1. El rutilante McLaren en tonos negros metalizados y plata con una elegante banda roja en el perfil del monoplaza. Bonita estampa de ambos y máxima ilusión del piloto, que madrugó para desplazarase al circuito andaluz desde un hotel cercano. A las 8:30 de la mañana ya estaba en el trazado. Dos horas después se fundió en la pista con un coche en pañales, que da sus primeros pasos en busca de una garantía de rendimiento.

Las mentes pensantes de McLaren decidieron esperar para poner en marcha el coche. El frío de la mañana alteraba alguno de los planes del nuevo equipo del español, mientras sus adversarios pasaban por la pasarela de las presentaciones.

Vio la luz el Mercedes, denominado W06, con el que la firma alemana espera revalidar el título. Línea continuista para el bólido de Hamilton y Rosberg. También se presentó el Williams, coche potente que el año pasado dio la barba y grandes resultados con Bottas y Massa.

Pero la sensación fue el Red Bull, vestido de camuflaje para la ocasión. Línea en tonos cebra, sin los habituales colores rojo y azul del toro de la bebida energética. Cuentan por el paddock que Red Bull pretende con ese traje evitar que le copien los matices de la línea aerodinámica que ha diseñado Adrian Newey.

En el garaje número 3 de Jerez, hubo cónclave de McLaren y Honda antes de la salida de Alonso a la pista. No menos de veinte personas en el box, incluidos los técnicos de Pirelli, para dar los últimos retoques a un coche que no había podido dar más de tres vueltas en los últimos ensayos, el pasado noviembre en Abu Dabi.

Alonso, con el casco en tonos azules, blancos y rojigualdas de la bandera española, salió al trazado a las 10.40 en medio de una enorme expectación, plasmada en una grada de meta casi llena y una notable afluencia de medios de comunicación frente a su coche.

El piloto realizó una primera vuelta, llamada de instalación, para comprobar que todos los sensores del coche funcionaban. Y a acontinuación esperó en el garaje la nueva orden de los ingenieros. Media hora de vigilia antes de lanzarse de nuevbo al asfalto. A las 11.10 se ajustó de nuevo el casco y salió al circuito a consumir vueltas y probar el rendimiento de este McLaren-Honda que lo ha llenado de ilusión.

La jornada transcurrió con los ingenieros de Honda y McLaren intentando arreglar los problemas del coche. Encendieron y apagaron el coche por la tardem, sin que Alonso volviera a la pista. Fue un visto y no visto del español, que estuvo mucho más tiempo fuera que dentro del coche.

Mientras, Mercedes consumía kilómetros y kilómetros y se permitía el lujo de ensayar cambios de ruedas, salidas y simulaciones de carrera. El primer día dejó claro que Mercedes se encuentra en otra división.

Abc.es

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario