Compartir

Una exministra pide a la Justicia que investigue el repertorio de pendientes, relojes, perlas y collares de Cristina Kirchner

Joyas CFK--644x362La presidenta de Argentina es famosa por, entre otras razones, exhibir en sus apariciones públicas un variado abanico de joyas. A Cristina Fernández de Kirchner le encanta cuidar su imagen (física) y suele recordar que desde jovencita se pinta «como una puerta». Con los años, la fachada facial y el resto del cuerpo de la mujer más poderosa de Argentina se fue adornando con relojes de oro como su clásico Rolex, pendientes y anillos Cartier, bolsos LV y una larga lista de complementos y abalorios que han despertado la curiosidad de su ex ministra Graciela Ocaña.

Conocida familiarmente como «La Hormiguita», por su labor constante y minuciosa, Ocaña –actual legisladora opositora de la Ciudad de Buenos Aires– recopiló unas doscientas fotografías en los últimos cuatro años de la viuda de Néstor Kirchner, donde se aprecia una sustanciosa muestra de su patrimonio de pendientes de brillantes, collares, gargantillas y otras joyas. La legisladora acudió al juez federal Sergio Torres para que convoque a un tasador con el fin de establecer el valor de todas las piezas y comprobar si éstas fueron incluidas en su declaración jurada. La intervención de Torres se enmarca en una causa judicial iniciada el pasado mes de diciembre, luego de que la revista «Noticias» publicara un amplio reportaje titulado «Las joyas de Cristina». Un empleado de la conocida joyería Jean-Pierre advirtió entonces que la presidenta se había surtido de dos millones y medio de euros, sólo en collares de perlas.

Sergio Hovaghimian declaró que la jefa del Estado pagaba en dólares y… en negro. El mes pasado Hovaghimian decidió marcharse a Estados Unidos, luego de recibir un anónimo donde le advertían: «Vas a terminar como Nisman», en alusión al fiscal general que apareció muerto, en circunstancias sin esclarecer, después de acusar a la presidenta de complicidad terrorista con los prófugos del atentado a la mutual israelita AMIA.

La legisladora quiere saber si «es posible determinar el material constitutivo y el valor de todos los bienes allí reflejados». «Lo que me llamó la atención –aseguró Ocaña en el periódico El Día de Mar del Plata es que después de la publicación de Noticias la Presidenta empezó a despojarse de joyas. Creo que debe dar una explicación a toda la sociedad».

Preguntada por la posibilidad de que algunas fueran prestadas, Ocaña contesta: «Si lo son se podría caer en otro delito, porque la Presidentano es una actriz para estar usando joyas prestadas». Sin duda, Cristina Fernández, cuyo patrimonio se multiplicó por varios dígitosdesde que llegó al Gobierno, «tiene dinero para comprar las joyas pero no figuran en sus declaraciones», como es obligatorio.

Entre las piezas que detalla Ocaña, e ilustra con imágenes de 94 actos públicos de la presidenta, figuran: «Relojes de oro (son una constante); aros (pendientes) de tres tipos: perlas, argollas pequeñas de oro y de brillantes; o anillos: tiene siempre 3, uno de oro en el dedo meñique, uno grande en el dedo anular de la otra mano y en esa misma uno o dos más de oro blanco en el dedo medio». En cuanto a los collares, la legisladora, conocida por su austeridad, observó: «Posee una gama asombrosa».

Abc.es

 

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario