Compartir

Comedia y cutrerío de la mano. Un héroe machista, homófobo e impresentable dispuesto a compincharse con quien haga falta con tal de trepar y servir a la causa que le da de comer

falcao--644x362Portugal comienza, por fin, a reírse de los fantasmas de la dictadura de Salazar. Y lo hace justo cuando se cumplen 41 años de la Revolución de los Claveles. La recurrente melancolía del alma lusa queda ahora sepultada por las desbordantes carcajadas que propicia «Capitao Falcao», algo así como una versión autóctona del «Torrente» de Santiago Segura.

La películabate récords de taquilla en el país vecino, cuyo mercado cinematográfico presenta unas dimensiones mucho más reducidas que el español. Su número de espectadores ya supera los 10.000, una cifra desorbitada para Portugal, que vibra con las ocurrencias de este capitán «trash» aliado con el régimen fascista para frenar los intentos de instaurar la democracia y los zarpazos del «temible» comunismo.

Los guiños a «Batman y Robin» resultan evidentes, pero también asoman los detalles a lo Jerry Lewis y, para terminar de completar este desquiciado cóctel, a lo «Chapulín Colorado».

Comedia y cutrerío de la mano. A propósito, claro. Un Capitao Falcao de corte machista, homófobo e impresentable, dispuesto a compincharse con quien haga falta con tal de trepar y servir a la causa que le da de comer. Le da la réplica Puto Perdiz, similar a lo que significaba el malogrado Popotxo para Javier Gurruchaga en la Orquesta Mondragón.

El director Joao Leitao ha dado en el clavo con tan arriesgado proyecto, perfecto para desengrasar los cimientos de un país que no gana para sustos tras el «caso Sócrates» y que incluso acaba de inaugurar el Museu do Aljube, consagrado a los desmanes del salazarismo y ubicado en una antigua prisión política.

Los carteles de la película invaden las calles de Lisboa desde hace varias semanas. Una campaña de promoción sin precedentes para un largometraje de producción portuguesa, que se enfrenta así a su primer superhéroe en la gran pantalla. O, mejor dicho, un antihéroe.

Abc.es

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario