Compartir

247C2D7BFSeguramente el gobierno y las personas con dos dedos de frente ya se dio cuenta que un país no puede deportar a quien le da gana, por muy soberano e importante que el país sea.  Estados Unidos de América del Norte tiene que tragar a los inmigrantes que no se avienen a ser deportados y Europa está pasando por el mismo trago de quinina. El emigrante que pisa suelo extranjero y no se aviene a ser extraditado, en determinadas condiciones y circunstancias y tras largos recorridos del expediente, en algunos casos termina con la deportación. Pero no todos. No siempre se puede determinar con exactitud del origen.

Sin embargo hay medios de comunicación impresos, prisioneros del afán de echar a los haitianos del país o poseídos por una ignorancia que nunca les abandonará,  que todavía se preguntan cuándo empezarán las deportaciones. Ni las hay ni las habrá porque no es posible suceda en el actual estado de cosas. Ni siquiera se intentarán. Puede que se den algunas, pocas, para cubrir el expediente, pero sin mucha voluntad y de personas que estén implicados en delitos de sangre o de violación de niños. A cambio de un larga condena, quizá acepten la huída en libertad.

La prensa americana sigue zurrando al país quizá por el lado que más le duele: el turismo. Cualquier nuevo paso en falso, quizá no se refleje en la cuenta de resultados de este año, pero seguramente cuando los operadores tengan que comprar –pactar los paquetes con las centrales de ventas- quizá se lo piensen antes de pujar en favor del turismo dominicano, si tienen dudas que puedan venderlos. 

Si tal cosa llegase a suceder, podemos tener buenos hoteles pero sin clientes y con el personal de brazos cruzados y en la antesala del paro. Las consecuencias serían nefastas para la economía dominicana. ¿Es el camino que quiere seguir el pueblo?  Somos desde luego libres de elegir camino y destino, pero no parece que el marcado por el tribunal Constitucional –aplaudido por unos cuantos, incluido Leonel Fernández- sea el mejor para el país.

Sin haber movido ficha el gobierno dominicano, la prensa americana –USA to day no es un periódico cualquiera- ya habla de miles de deportados de origen dominicano, no es difícil imaginar el día que un listillo con mando y ganas de dar la nota, ponga a un ciudadano en la frontera. Ni siquiera los lobbies que se encargan supuestamente de ayudar al país, podrán frenar lo que no se nos viene encima.

¿Ya olvidamos que el petróleo lo compramos con divisas? Los celulares y la mayoría de los bienes de consumo también. Por el bien del país mejor no saber el valor del peine.  Comencemos por poner a los ignorantes en su sitio.

 

 

 

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario