Compartir

frases_para_facebok_la_verdad97QUINI CANDELA.  Los medios de comunicación deberíamos ser ecuánimes y equitativos; deberíamos contar las verdades porque sólo de esa manera podremos ayudar a que la sociedad cambie. Es un hecho que en el PLD hay una guerra de momento incruenta pero que puede ir a mayores si no somos capaces de asumir nuestra responsabilidad frente a la sociedad. El enfrentamiento de Leonel Fernández y Danilo Medina viene de atrás donde las dagas y las cimitarras estuvieron desenvainadas, sin que en ningún momento se contase quién obró mal en aquel polvo que generó este lodo.

En realidad Leonel Fernández goza de un halo de protección en los medios seguramente injustificable. La plasmación está en el silencio a las declaraciones de Quirino. Los medios tradicionales las obviaron. Ahora que se sabe que el ex capitán Quirino Ernesto Paulino Castillo vino “invitado” por la facción del PLD afecta a Danilo Medina, Quirino ya no goza del rechazo social, aunque sea la misma persona.

Es como el huevo o la gallina. Dilema difícil de resolver. ¿Quién comenzó con las agresiones? Este humilde plumilla no se va a decantar sobre ese extremo. Cada cual tendrá su opinión como en caso del huevo o la gallina. Pero si sabe y se atreve a repetirlo, que los leonelistas le hicieron a Danilo Medina la oposición que no tuvo en el PRD.  Fueron tres trampas las que el propio PLD le tendió al gobierno, en que el momento que hubo certeza que Danilo Medina era el presidente preferido de los dominicanos, incluso antes  que surgiese el movimiento reeleccionista.

Danilo Medina es un presidente cercano al pueblo que tiene unas ideas my claras de las necesidades del país y gobierna para atemperarlas. La frase dicha en la convención del PRI “quien no vive para servir no sirve para vivir”, del maestro Juan Bosch, quizá puede tener la clave del distanciamiento de Medina deFernández, putaditas a parte.

La idea de sociedad que tiene Danilo Medina es incompatible con la de Leonel Fernández. El pueblo dominicano necesita Educación, también centros de salud, hospitales, empleos, atención a las zonas más pobres para desarrollarse.  Leonel Fernández no es precisamente paradigma del gobernante que se preocupa por la inequidad y de acortar las distancias entre las clases sociales. Lo suyo era otra historia que alcanza la máxima expresión cuando compró la participación en el foro de Davos para hacerse oír entre la élite universal que mueve el mundo, como si la opinión del entonces gobernante fuera transcendental para el mundo.

La concepción de país es diferente. Parece lógico que quien que vive para servir, no le guste otros modos. ¿Por qué los medios tradicionales tratan preservar el aura de Leonel Fernández cuando el país socialmente retrocedió cuando fue presidente? Es un misterio insondable.

Fin del primer capítulo

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario