Compartir

El sospechoso del atentado de Berlín pasó cuatro años en prisión por incendiar el centro de acogida en el que residía. Según fuentes de la investigación, fue durante su reclusión cuando entró en contacto con islamistas radicales

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario