Compartir

Desde los albores de la democratización del lujo, allá por el siglo XVIII, la relación del ser humano con el placer apenas ha cambiado: es una mezcla de ansia y frustración

https://elpais.com/elpais/2018/04/20/eps/1524234279_837426.html

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario