Compartir

HERMÓGENES CAXAMALLOR. En la cultura dominicana imperante es que solo los flojos renuncian y se apartan de la riada. Los machos como el tal Rodríguez cumple con los cánones impuestos seguramente por lo que no tienen dignidad, y decidió forzar la mano para recibir el cese como procurador general de la República con el certificado de macho del año adjunto. Desde el cuatro de marzo fecha en la que atacó por tierra mar y aire a la magistrada Miriam Germán Brito en la sesión de evaluación de desempeño en el Consejo Nacional de la Magistratura, transcurrió un tercio del mes, sin que aparentemente Danilo Medina hubiera movido ficha en este tema. Además evitó los contactos exteriores para que no le pudieran preguntar sobre el problema generado en el seno del CNM. Diez días es demasiado tiempo para no reaccionar. El tal Rodríguez con luenga fortuna a pesar de su juventud y sin que sepa la procedencia, aunque a juzgar por la de vida laboral –siempre funcionario- tuvo que ser por herencia, juzgó que diez días era mucho tiempo para que Danilo Medina meditase el cese. Luego si no lo cesó es porque lo considera irremplazable. A partir de esa hipótesis nada desdeñable, por la retorcida mente del procurador general de la República pudieron pasar dos opciones para forzar la mano en la petición de disculpas no lo fueron. Con la nueva metedura de pata, esta vez plenamente consciente de lo que hacía, que no fue lo que se había acordado entre algunos miembros del CNM, le pudo enviar un mensaje al presidente alto y claro: Césame. Y otro al pueblo dominicano un poco más largo: Habéis visto que Danilo Medina no quiere prescindir de mí, luego está conmigo y no pienso pedir disculpas a nadie. Es más no lo haré y además reitero una por una todas las imputaciones que hice el día cuatro. Quizá quepan más intenciones en el zurrón mental del Rodríguez pero serán de carácter menor. ¿Busca Jean Alain no llegar como procurador al inicio del juicio de fondo del caso Odebrecht porque intuye la debacle de un expediente defectuoso e insostenible? ¿Quiere liberarse de la responsabilidad arguyendo una venganza de la judicatura –incluida la sala segunda de la SCJ- por la actitud personal con la magistrada Miriam Germán Brito cuando previsiblemente den un varapalo al expediente acusatorio? Las mentes retorcidas siempre repudian el camino recto. Demostró el tal Rodríguez es de ese grupo. La información sobre Odebrecht es desde el acuerdo un cúmulo de mentiras, de inexactitudes, de cuentos y embustes que sólo personas muy complejas de mente son capaces de orquestar y además dirigir la partitura como si fuera una gran sinfonía considerada obra maestra. Lo grave es que encima se cree wur hizo un gran trabajo para el pueblo dominicano. Quizá por eso grita ante tanta incomprensión.

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario