Compartir

No es misión de este digital enjuiciar el papel que jugó Alain García en la trama de coimas de Odebrecht y menos establecer el cuantum de la posible mordida personal. Nos quedamos con dos datos: En Perú hay cuatro ex presidentes –incluido el fenecido- encausados y la trama se cobró la primera vida. Alain García prefirió quitarse la vida a dar explicaciones sobre un momento de su vida presidencial.

En la República Dominicana, en el período en que actuó Odebrecht hubo dos ex presidentes y uno en ejercicio. Ninguno de los tres está encausado y en la investigación que el procurador abrió, ningún gobernante con excepción de Víctor Díaz Rúa –fue ministro- tiene que rendir cuentas, no de su gestión sino del aumento de patrimonio, lo que resulta ciertamente indemostrable porque no está acreditado el rastro del dinero que supuestamente repartió en metálico Ángel Rondón Rijo. El aumento de patrimonio de los implicados puede deberse a muchas causas y seguramente la PEPCA no podrá probar que la riqueza sobrevenida procede de manera indubitada de Ángel Rondón como sería obligado de ser juzgados por un tribunal imparcial que no será el caso.

La República Dominicana fue el primer país en establecer un acuerdo de colaboración entre la PEPCA y la empresa constructora brasileña. Supuestamente a cambio de información y documentación sobre las coimas, los directivos y ejecutivos de Odebrecht quedaban exonerados de culpa e incluso de declarar en un juicio. ¿Recuerdan que recibió a cambio el país según el acuerdo sancionado por el segundo juez –seguramente lo estará lamentando ahora-? NADA. Todo lo que tiene la PEPCA una vez eliminadas las “vacas sagradas” que las hay y son muchas, la mayoría del PLD, no son más alusiones de los delatores premiados, sin ninguna prueba. Odebrecht en cambio en Perú, gracias al acuerdo de colaboración entre los investigadores y la constructora, firmado el 14 de febrero, la constructora brasileña ha entregado nuevas evidencias de los altos cargos a los que sobornó en Perú. Las más recientes, divulgadas por el medio digital IDL-Reporteros y el diario El Comercio, prueban que Odebrecht entregó al menos 4 millones de dólares a quien fue la mano derecha de García en Palacio de Gobierno: el exsecretario de la Presidencia y exministro Luis Nava. Nava lo niega.

¿Por qué Odebrecht colaboró en Perú y en otros países y no lo hizo en la República Dominicana? ¿Podemos estar seguros que el procurador general de la República en nombre de la PEPCA no recibió información de Odebrecht que permitiría identificar a los verdaderos receptores de las coimas? ¿Por qué Barata que el responsable de Odebrecht en Perú sube al estrado a declarar y en la República Dominicana se les da inmunidad a directivos y ejecutivos y se les exonera de declarar incluso como testigos de cargo? La duda persiste y a medida que se conocen actuaciones en otros países, se acrecienta la sospecha que en la República Dominicana se está intentando tapar todo lo que guarda relación con Odebrecht, aunque sea a costa de engañar y traicionar al pueblo dominicano.

https://elpais.com/internacional/2019/04/16/america/1555435510_660612.html

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario