Compartir

Los toros envisten al trapo que les presenta el espada, no por ser rojo –no distinguen los colores, ven en blanco y negro- sino como respuesta a la provocación.Atacan y en ocasiones encuentran el cuerpo del torero en lugar del engaño. El danilismo debe de estar riéndose al punto que se le desencajan las mandíbulas. Está el país hablando de reelección tras modificar la constitución, a la que se opone una gran parte de la ciudadanía, cuando Danilo piensa en otra vía. Los abogados constitucionalistas señalaron varios caminos de acceso a la reelección, uno de ellos era la reforma para eliminar la disposición vigésima.

Leonel Fernández se hizo fuerte con el no pasarán la reforma. Encontró al PRM como aliado para que el candidato del PLD no sea Danilo Medina si quiere tener alguna opción. La suma de ambos diputados, descontados los que no firmaron la adhesión suman ochenta y dos diputados, cifra que hace muy difícil sino imposible colar al poder Legislativo la reforma. Habría que sumar a muchos diputados de partidos pequeños claramente opositores.

Esa dificultad es la que hace pensar que Danilo Medina tiene otra solución cerrada. La seguridad con que se está moviendo –aunque parezca que está parado- y la afirmación de la disposición a seguir a primeros de año, teniendo en cuenta además que el presidente no es un tahur que juega con la suerte y las trampas, es porque desde antes del anuncio ya tenía diseñado el objetivo y la hoja de ruta a seguir.

En efecto Danilo Medina irá a la reelección sin necesidad de modificar la constitución porque el PLD se lo pide y porque en teoría es la única manera que el partido hegemónico conserve el poder. Cuando el danilismo tenga a bien, anunciará en el Comité Político la vía que permitirá la elección y el leonelismo no tendrá argumentos para oponerse. En la oposición a la reforma constitucional gastó mucha fuerza y mucho dinero –¿quién financia la precampaña de Leonel Fernández?– y lo que es peor, no tendrá argumentos para oponerse, porque la estrategia del Leonel está centrada en cerrar la puerta a la reforma.

Si no hay reforma en teoría Danilo Medina tendría la vía expedita para seguir en el Palacio Nacional. La mayoría del país está mirando en la dirección equivocada.

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario