Compartir

HERMÓGENES CAXAMALLOR. El Observador se confiesa maltratado por la empresa heredera del monopolio de las comunicaciones y el divertimento de España. Este digital contrató los servicios de telefonía móvil, televisión con la F1 e Intenet. El periódico lo hizo sin permanencia porque es una empresa libre que no le gusta las prisiones y menos en este sector en que el servicio prestado a los clientes marca el deterioro del sistema. Lo único que cuenta es el beneficio salvaje. Los lectores habrán observado una sustancial disminución del número de noticias publicadas. Al no contar con el servicio de Internet contratado como luego se explicitará, tuvimos que servirnos de subterfugios para estar a diario con ustedes, aunque no con la presencia y calidad habitual en El Observador. Todo comenzó el 12 de junio –en honor la verdad, comenzó a mitad de mayo- el servicio se fue por varios días y cuando habían quedado en venir a solucionar el problema, ¡eureka! se solucionó el problema por la intervención del Mago de Oz-. El 12 de junio se fue el servicio a última hora de la noche. El 13 nos pusimos en contacto con MoviStar –lo que en absoluto es fácil atienda la llamada una operadora- y denunciamos la incidencia. Un técnico nos dijo que estaban solucionando el problema que era de ellos. Cada día buscamos el restablecimiento del servicio contratado y abonado mensualmente y ni siquiera obtenemos respuestas.

Ayer hemos instado a través de la app de comunicación de los usuarios –es la única vía efectiva- que nos dieran la baja para contratar los servicios con otra empresa. No hemos conseguido nada. El trato recibido por El Observador no es un fallo aislado. Las operadoras de atención son cada vez menos, los servicios de reparación igual y además el viernes al mediodía dejan de trabajar todo el mundo. Si el usuario llama durante el largo fin de semana para denunciar una incidencia, nadie la recoge porque no hay nadie. Si el servicio que oferta MoviStar es de 24 horas, ¿no debería existir un retén de guardia capaz de solucionar gran parte de los problemas que se pueden plantear? El Observador ha sido y todavía continúa hasta que le den la confirmación de la baja como usuario, maltratado, boicoteado, robado y ofendido como personas y como usuarios. Ante tal reiterada actitud a lo largo de los días, es normal que tengamos la convicción que MoviStar practica el engaño doloso.

 

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario