Compartir

HERMÓGENES CAXAMALLOR. ¿Somos tan débiles que una simple llamada telefónica aunque sea del secretario de Estado americano, puede modificar la hoja de ruta de Danilo Medina? El contenido de la conversación así como el motivo de la misma nunca se sabrá, pero no hay que pensar en injerencia yanqui en una cuestión que para los americanos imperialistas esbaladí. Si tienen una posición tomada, es a favor de la continuidad de Danilo Medina, aunque la retirada de los impedimentos tienen que ir bien vestidos de legalidad. La Constitución no es una compilación monolítica e inamovible. Se cambia porque la sociedad es dinámica y el eje del ordenamiento jurídico no puede ser un elemento constrictivo del desarrollo de los ciudadanos y del país. Por eso existen mecanismos para permitir la adecuación mediante la modificación del Texto Sustantivo. Parece ser que parte de la conversación fue por ahí, coincidente con el pensamiento del danilismo. Todo legal y transparente. Algunos analistas quieren ver un rechazo a la mutación de la Constitucional, al decirle Danilo Medina a Mike Pompeo que no había tomado una decisión al respecto. Fue una mentira piadosa por respeto al pueblo dominicano. El primero que tiene que conocer la decisión trascendental de Danilo Medina somos nosotros. Hubiera sido una descortesía darle la primicia al americano por muy alto rango que ostente en el país del Tío Sam. Si hay que sacar alguna conclusión por los  datos que se conocen, Estados Unidos de América del Norte y el gobierno de Donald Trump apoyan a Danilo Medina de manera expresa para que busque la modificación de la Constitución por el camino de la legalidad. Si antes el espaldarazo había sido tácito, Mike Pompeo quiso hacerlo explícito. A fe que lo consiguió

Anuncios

No hay comentarios

Deja un comentario